¿Qué beneficios nos aporta el arroz?

El arroz es un alimento muy consolidado, básico de la comida y segundo grano con más producción del mundo después del maíz. Su origen como cultivo se remonta 7000 años atrás en zonas del sureste asiático, desde donde se fue extendiendo a todo el planeta. Hoy en día está presente en prácticamente todas las cocinas y es un ingrediente esencial para miles de platos en culturas gastronómicas muy dispares.

En nuestro Restaurant Sa Gambina el arroz prevalece como uno de los platos principales de nuestra carta, donde nuestros clientes pueden encontrar distintos tipos de paella, arroz caldoso o arroz negro, todos de primera calidad y materia prima.

Pero, ¿qué propiedades tiene para nuestra salud? 

El arroz es fuente de energía para el funcionamiento de nuestro organismo debido al contenido de hidratos de carbono de lenta absorción, lo que proporciona energía durante un largo periodo de tiempo. Por otro lado, posee un bajo nivel de colesterol y grasas, lo que ayuda a combatir la obesidad.

Este alimento también es rico en antioxidantes que promueven la salud cardiovascular. Además, por su bajo contenido en sodio, es perfecto para personas con hipertensión. Contiene un alto contenido en minerales como calcio y hierro y en vitaminas como la niacina, la vitamina D, la tiamina y la riboflavina.

El verano fomenta la dieta mediterránea

Le mejor época del año para seguir la dieta mediterránea es, sin duda, el verano. Esto se debe a que los alimentos que forman la base principal de esta dieta, son alimentos de esta temporada.

La dieta mediterránea consiste en el consumo diario de frutas, pan, verduras, legumbres y alimentos procedentes de cereales. El aceite de olive es la principal gasa de adición y las carnes rojas y procesadas se sustituyen por los pescados y huevos. Durante el verano no tenemos ninguna excusa para no seguir una dieta equilibrada y saludable como es la dieta mediterránea. Aunque es cierto que el verano es la estación idónea, estos hábitos de alimentación deberían mantenerse a lo largo de todas las estaciones del año.

Los beneficios de la dieta mediterránea son numerosos. Ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, la diabetes o incluso el cáncer. Además, proporciona un saludable aporte calórico. Además, según la comunidad científica, los alimentos cuya fuente de lípidos sea mayoritariamente el aceite de oliva, pueden ingerirse superando el 35 por ciento del valor calórico total, aunque esto difiera de los patrones de alimentación 14-30-55 (proteínas, grasas e hidratso de carbono).

Si quieres disfrutar de la mejor cocina mediterránea y hacerlo, además, frente al mar Mediterráneo, no dude en visitar Restaurante Sa Gambina. Puede contactar con nosotros a través de nuestra web.

10 alimentos contra una dieta sana

  1. Bollería industrial: Estos productos encabezan la lista porque son muy calóricos, poco nutritivos y además favorecen la obesidad y pueden ser adictivos.
  2. Comida rápida: De la misma familia que la bollería. Poco nutritiva y saludable y con un alto aporte calórico, grasas y sodio.
  3. Alimentos procesados: Con un alto contenido en azúcar, sal y grasas saturadas. Estos alimentos están hechos con saborizantes y conservantes que en nada benefician a la salud.
  4. Zumos envasados: El zumo, siempre natural. Estos incluyen azúcares, mucha agua y sabores artificiales en lugar de las múltiples vitaminas del zumo natural.
  5. Colorantes: Poco saludables: pueden producir tos, asma, rinitis alérgica, insomnio o hiperactividad, entre otros.
  6. Refrescos: Tienen una cantidad muy elevada de azúcar y su abuso puede favorecer la aparición de diabetes.
  7. Alimentos enlatados: Cubiertos con resinas que puede llegar a ser perjudiciales para la salud.
  8. Frutas y verduras con pesticidas: Deber ser peladas y bien lavadas, especialmente si se consumen crudas.
  9. Sal común: Es uno de los grandes vicios. Sin embargo, solo contiene cloruro sódico en lugar de los elementos que posee la sal marina. De todas formas, es un producto que debemos evitar.
  10. Trigo: Los híbridos actuales son más resistentes pero parecen generar intolerancia al pan.

8 beneficios de los alimentos del mar

Además de una delicia para nuestros paladares, los productos y alimentos procedentes del mar benefician a nuestra salud. Comer pescado es recomendable al menos una vez a la semana y en este post te explicamos el porqué:

  1. Protege el corazón y previenen enfermedades cardiovasculares: El pescado regula la dilatación y la restricción de los vasos sanguíneos siendo beneficioso para nuestro corazón.
  2. Promueve el desarrollo neurológico: Los ácidos grasos Omega-3, integrados en este tipo de manjares, mantienen el buen funcionamiento de nuestro cerebro y memoria.
  3. Mejora la salud mental: La comida de del mar nos aporta nutrientes que estimulan la memoria y ayudan a prevenir el deterioro mental en personas mayores. También ayudan a combatir la depresión.
  4. Refuerza el sistema inmunológico: Nos protege contra la gripe, los resfriados y otras enfermedades.
  5. Tiene propiedades antiinflamatorias: Reduce la inflamación y el dolor en las articulaciones, de la misma forma que la irritación en la piel.
  6. Tiene propiedades antioxidantes: Es muy recomendable para el desarrollo de la piel, el pelo y los huesos.
  7. Son productos bajos en grasas y colesterol.
  8. Ricos en vitamina A, C, D y E.

En Restaurant Sa Gambina disponemos de productos del mar de primera calidad, por eso os invitamos a probar nuestra amplia carta de pescados y mariscos. ¡No os la podéis perder!

5 beneficios de comer frente al mar

  1. La comida sienta mejor: Comer frente al mar aumenta la sensación de tranquilidad, se come de forma más relajada y esto ayuda a que los alimentos se dirigieran mejor.
  2. Relaja y tranquiliza: Comer suele ser un acto de relajación. Nos gusta aprovechar ese tiempo para estar en familia, en pareja, con amigos o incluso con los compañeros del trabajo durante un breve descanso. Si a esto le añadimos unas fantásticas vistas, la sensación de relajación se intensifica, da energía y purifica.
  3. Nos concentramos más: Y comemos de forma más pausada. Poniendo la vista en un punto, como puede ser mirar la televisión, dispersamos nuestra atención.
  4. Mejor siesta y mayor descanso: El mar provoca un efecto relax, por lo que nos proporcionará un mayor descanso durante la siesta o el reposo de la comida. Tendremos una gran sensación de serenidad.
  5. Realza los sentidos: Gracias al sonido de las olas y el olor a salado. Este conjunto hace que nuestro gusto también esté más alerta y nos sepa mejor la comida.

Si quieres disfrutar de una comida frente al mar, te invitamos a disfrutar de las mejores vistas de Cadaqués. Podrás degustar nuestra carta sentado frente a la cristalera, el mar y la primera línea de playa. ¡Toda una invitación al disfrute!

Crema quemada a la catalana

En el post de esta semana nos gustaría hablaros sobre uno de nuestros postres preferidos: la crema quemada a la catalana, típica de la zona y creada con una crema pastelera a base de yema de huevo, harina de trigo y maíz, leche aromatizada con canela y un toque de piel de limón o naranja cubierto de azúcar caramelizado, toque que aportará un contraste crujiente a esta delicia.

Aunque comenzó siendo un postre típico de fiestas, muy popular en el día de San José (19 de marzo), ahora se come y se disfruta durante todo el año. Es de elaboración casera pero se sirve como sobremesa en la mayoría de los restaurantes de la zona, haciéndose muy popular entre los turistas y extendiendo su éxito al extranjero (parecida a la crème brûlée francesa).

La crema catalana se cuece sin hervir hasta que espesa y se deja enfriar en la nevera. Se suele servir en platos de postre individuales o cazuelas de barro en las que se quema. Para esto, es necesario espolvorear el azúcar y posteriormente quemar la superficie con una pala de hierro o un soplete. También se utiliza como relleno de ensaimadas, cocas, crestas y todo tipo de bollería y pastelería tradicional de la gastronomía catalana.

La importancia de una buena alimentación en la diabetes

Este año, la OMS (Organización Mundial de la Salud) ha dedicado el Día Mundial de la Salud a la diabetes, una enfermedad que padecen alrededor de 422 millones de personas en el mundo y que se caracteriza por la concentración de glucosa en sangre.

La insulina es una hormona producida por el páncreas que se encarga de absorber la glucosa de la sangre y transportarla al interior de las células del cuerpo para que sea empleada como motor de energía. Cuando el páncreas no produce la suficiente insulina o el cuerpo la utiliza indebidamente, la sangre acumula altos niveles de azúcar que provocan la diabetes.

Llevar una vida sana y una dieta equilibrada es fundamental para todos aquellos que sufren esta enfermedad. La diabetes puede derivar en fallos renales, problemas cardiovasculares e infinidad de complicaciones. Es por eso que los hábitos diarios, una correcta alimentación y el ejercicio físico son imprescindibles.

La dieta debe estar basada en frutas y verduras, pescado, carnes magras o de ave y legumbres, evitando a toda costa los dulces, las grasas y los aceites para controlar los niveles de glucosa. De la misma forma, es importante saber cuándo debemos alimentarnos: debemos realizar 5 comidas al día combinando todos los alimentos y controlando el índice glucémico para evitar descontroles.

¿Por qué debemos hacer 5 comidas al día?

¿Por qué es importante hacer cinco comidas al día? ¿No adelgazaremos más comiendo solo tres?

Expertos y nutricionistas recomiendan encarecidamente realizar cinco comidas al día de la misma forma que llevar una dieta sana y equilibrada. Su importancia está relacionada con la frecuencia y la forma que tenemos de ingerir alimentos. Realizando más paradas para comer a lo largo del día evitaremos el hambre y las tendencias compulsivas.

Si solo desayunamos, comemos y cenamos, dejamos pasar mucho espacio de tiempo entre una y otra, de modo que nuestro cuerpo comienza a quejarse y tendemos a picar entre horas. Esto no es malo si lo hacemos de una forma sana y controlada, pues nuestro cuerpo necesita suministros de energía que quema en grandes cantidades a lo largo del día. Con cinco comidas al día, conseguimos cargar las pilas y disminuir el hambre y la ansiedad.

Es más aconsejable comer menos cantidad más a menudo que pocas veces pero grandes ingestas, de esta forma controlaremos la sensación de apetito y reduciremos la acumulación de grasas y los niveles de azúcar y colesterol. Comer en grandes cantidades y de forma compulsiva no nos saciará, pues nuestro cerebro no detecta que estamos llenos hasta pasados 15 minutos después de haber empezado a comer.

Repartir las comidas y la cantidad, pasaremos menos hambre, conseguiremos mantener una dieta equilibrada y nuestra energía y rendimiento serán mayores a lo largo de toda la jornada.

 

Alimentos de temporada

Alimentos de temporada. Marzo

Los alimentos de temporada son siempre una opción sana y económica para nuestra cocina. Aprovechamos el mejor momento de estos alimentos así como un precio más asequible.

Los alimentos de temporada se suelen cultivar en con las condiciones climáticas adecuadas y completando su calendario natural. Además ofrecen un gran aporte nutricional, ya que en el momento de su recolección mantienen intactas todas sus propiedades.

Por otra parte, suelen ser los más económicos. Durante un periodo concreto del año las tiendas de alimentación ofrecen mayores cantidades de estos productos. Consecuencia: al aumentar la oferta, disminuye el precio.

Aunque algunos de ellos se pueden encontrar durante todo el año en nuestros mercados, en marzo estos serían algunos de los productos de temporada:

Frutas

Fresa, fresón, kiwi, limón, mandarina, naranja, níspero, plátano y pomelo.

Verduras y hortalizas

Acelga, ajo, alcachofa, apio, berenjena, brócoli, calabacín, calabaza, cebolla, col lombarda, coliflor, endibia, escarola, espárrago verde, espinaca, guisante, haba, judía verde, lechuga, nabo, pepino, pimiento, puerro, rábano, remolacha, repollo, tomate y zanahoria.

Pescados y mariscos

Anguila, angula, atún, bacaladilla, bacalao, berberechos, besugo, caballa, cabracho, camarón, carpa, cigala, congrio, gallo, lamprea, lenguado, lubina, mejillón, mero, ostra, palometa, perca, percebe raya, salmón, trucha y vieira.

Carnes

Cerdo, cochinillo, conejo, cordero, criadillas, gallina y mollejas.

Como veis muchos se encuentran durante todo el año en las tiendas debido a los tipos de cultivos y cría que se llevan a cabo en la actualidad.

Ahora a pensar en que recetas haríais con estos tan buenos productos.

Brazo de Gitano

El Brazo de Gitano

En nuestra carta puedes encontrar diversos tipos de postres, algunos de ellos típicos de nuestra región como la crema catalana y los «taps» de Cadaqués. También puedes disfrutar de otros postres de carácter casi universal, uno de ellos es el brazo de gitano. Hoy os vamos a hablar un poco sobre este delicioso plato.

Es un pastel relleno que se arrolla en forma de cilindro. Se elabora con masa genovesa y se puede cubrir de diversas maneras, crema, mermelada, chocolate, después se enrolla y se decora. La decoración puede ser también al gusto del cocinero o del consumidor, chocolate, yema quemada, merengue, nata, glaseado… las opciones son muchas.

El origen de este postre se remonta a Egipto. Desde allí un monje Berciano lo introdujo en España. En un primer momento se llamó «brazo egipciano» pero su nombre derivó al actual «brazo de gitano».

Según el país que visites lo podrás encontrar bajo diversos nombres, gâteau roulé en Francia, Swiss roll en el Reino Unido, arrollado en Argentina,  brazo de reina en Chile y Colombia y así muchas otras denominaciones.

Seguro que después de leer esta pequeña historia del brazo de gitano te apetece probar uno. Ya sabes que te esperamos para que acabes tu comida con este delicioso postre.