Historia de la paella

Es sin duda uno de los platos emblemáticos de la gastronomía española. Famoso en todo el mundo, constituye uno de los atractivos turísticos de nuestro país para los amantes de la gastronomía. La paella es un plato que ha superado fronteras y se puede encontrar en cualquier lugar del mundo.

La paella surge en las zonas rurales de Valencia, entre los siglos XV y XVI, por la necesidad de campesinos y pastores de una comida fácil de transportar y cocinada con los ingredientes que tuvieran a mano. Así, en su origen, los ingredientes de la paella eran las aves, el conejo de campo, las verduras frescas al alcance, arroz, azafrán y aceite de oliva, que se mezclaban con el agua y se cocinaban a fuego lento, con un fuego efectuado con leñas de rama de naranjo, las cuales le otorgaban un sabor y un aroma característicos.

Elaborada con mayor o menor fortuna, sus diversas interpretaciones (carne, marisco, etc) hacen de ella un plato que no puede faltar en un buen menú. Os invitamos a que vengáis a probar nuestras paellas, elaboradas con los mejores ingredientes. 

Sa Gambina, la cocina de casa

A lo largo de los años, desde Sa Gambina siempre nos ha gustado que toda la gente que llega a nuestro restaurante pueda llegar a sentirse como en casa. El trato cordial, además de todos nuestros platos, han procurado que nuestros clientes disfrutasen de una experiencia única en el mejor de los sentidos.

Tenemos la suerte de estar en un entorno privilegiado, ya que nuestro restaurante se encuentra situado frente a la playa de Cadaqués, en el corazón de la Costa Brava en el Cap de Creus (Gerona, Alto Ampurdán). Es un espacio ideal para realizar celebraciones de empresa, aniversarios, o simplemente pasar un buen rato en familia. Su excepcional situación, nos permite gozar de unas vistas magníficas de la bahía.

Pero es con nuestra cocina con la que queremos conquistar a nuestros clientes. Que se sientan como en casa. La cocina se elabora con ingredientes de nuestro mar y nuestra tierra, con gran variedad de pescados y mariscos de la Costa Brava. Es por ello que sentimos que llegar a Sa Gambina es como comer en casa, sentirnos como en la cocina de casa.

Estos productos españoles triunfan en todo el mundo

España es un gran país con muchas tradiciones culinarias. Nuestros cocineros están de moda por muchos factores pero uno de los principales es porque utilizan productos españoles. Unos productos que sólo podemos encontrar en nuestras fronteras, como éstos:

Vinagre de Jerez: El vinagre es uno de los elementos más usados para realizar salsas y aderezos, se trata de un producto usado a nivel mundial pero del sólo en España podemos usar su variedad de Jerez. Este vinagre tiene propiedades antioxidantes, antimicrobianas, antihipertensivas y anticancerígenas.

Conservas españolas: España es uno de los países mundiales que más pescado y verduras produce; esto hace que en muchas ocasiones tengamos que conservar el producto para que conserve todas sus propiedades; de este modo, muchas de las conservas españolas son de lo más apreciadas en todo el mundo.

Ajo español: El ajo es uno de los alimentos más consumidos a nivel mundial; sin embargo, no todos los países pueden presumir de tener un ajo propio; España sí. El ajo español tiene muchas más propiedades que el ajo tradicional, debido a que contiene mucha alicina, una sustancia que protege frente al envejecimiento, el cáncer, el Alzheimer, la hipertensión o el resfriado.

Hace frío, saca la cuchara

Sin mediar palabra el frío se ha colado, como cada año, en nuestra vida. Hemos pasado de disfrutar casi de temperaturas primaverales a sacar los abrigos de invierno, las bufandas, los guantes y a enchufar de nuevo nuestra calefacción. Sin embargo, nosotros también queremos contribuir a que estéis más calentitos durante esta época de frío, para ello nada mejor que venir a nuestro restaurante para disfrutar de nuestros platos de cuchara, como sopas, caldos y cremas.

Estos platos son perfectos a la hora de combatir el frío, ya que nos templan el estómago, y nos proporcionan una digestión sin molestias, lo que los convierte en una comida apta para cualquier tipo de persona. Su estado líquido, además, hace que sea un magnífico entrante para dejar hueco a los segundos platos, con los que terminaremos de adornar una espectacular comida.

Recordad que podéis venir cualquier día sin reserva; sin embargo, si lo que queréis es evitar esperar, llegar y sentaros; lo mejor es que reservéis una mesa. Y ya sabéis que tenéis muchas formas de hacerlo: A través del teléfono, a través del email y a través de nuestras redes sociales. No te lo pienses más y disfruta del frío con nosotros.

Cuidado, estos alimentos pueden darte una digestión pesada

Con la llaga definitiva del otoño y el cambio horario, también cambian nuestras costumbres; entre ellas las culinarias. Abandonamos los platos fresquitos del verano como el melón con jamón, la ensalada de verano, la ensaladilla rusa, las ensaladas de pasta, etc. Y damos paso a otros platos calientes y, en muchos casos de cuchara, ya que suelen apetecer más cuando llueve y hace frío.

Sin embargo, muchos de estos platos pueden producirnos una digestión pesada:

  • Huevos: Ya sean cocidos o en tortilla, los huevos pueden ser muy indigestos; ya que en estas dos formas de cocinarlos, la yema (la parte del huevo que más grasas contiene) está coagulada, por lo que necesitamos que la bilis del hígado trabaje más duro.
  • Conservas: Normalmente éstas contienen pescado azul como el atún, la caballa o las sardinas; pescados todos ellos ricos en grasas, además de contener un líquido espeso graso en el que se conservan. Todo ello hace que la digestión sea mucho más dura.
  • Croquetas: Uno de los signos de identidad de nuestro país y un indicador de que en un bar o restaurante se va a comer bien. Sin embargo, las croquetas pueden llegar a ser muy indigestas, y no por el relleno (jamón, cocido, bacalao…) sino por la bechamel de las mismas. Esta crema hecha con mantequilla puede indigestarnos, ya que la manquilla a más de 90º C produce acroleína, una sustancia que se asocia a la irritación de la mucosa gástrica.