Entradas

Las 5 mejores playas de la Costa Brava

  • Aiguablava: Es una de las playas de Begur y, como la mayoría de calas de esta bonita localidad, posee aguas cristalinas de poca profundidad, una arena fina y clara junto a un entorno natural casi virgen que apenas ha sido urbanizado.

  • Playa Portitxol: Situada entre L’Escala y Sant Martí d’Empúries, la playa del Portitxol es un bonito arenal rodeado por un bosque de pinos que llega prácticamente hasta el mar. De aguas tranquilas y fina arena dorada, está protegida a los lados por formaciones rocosas.

Untitled design (55)

  • Cala Taballera: Una exclusiva cala del Cabo de Creus que tiene el honor de ser uno de los extremos de la Senda Pirenaica, la ruta que cruza todo el Pirineo de oeste a este.

Untitled design (56)

  • Cala Montjoi: Su extensión es de 310 metros por 30 de ancho y su nivel medio de ocupación es medio. Es una playa semiurbana sin paseo marítimo principalmente compuesta por bolos y arena oscura. Está ubicada junto a un complejo turístico que le proporciona servicios e infraestructuras, así como una escuela de submarinismo.

Untitled design (57)

  • Y por supuesto… Playa de Cadaqués: A lo largo de la bahía de Cadaqués y el parque natural del Cabo de Creus hay una serie de calas y playas. La mayoría mantienen su autenticidad y carácter salvaje, siendo algunas de ellas prácticamente vírgenes, hecho que se observa en la pureza y calidad de sus aguas.

Untitled design (58)

5 beneficios de comer frente al mar

  1. La comida sienta mejor: Comer frente al mar aumenta la sensación de tranquilidad, se come de forma más relajada y esto ayuda a que los alimentos se dirigieran mejor.
  2. Relaja y tranquiliza: Comer suele ser un acto de relajación. Nos gusta aprovechar ese tiempo para estar en familia, en pareja, con amigos o incluso con los compañeros del trabajo durante un breve descanso. Si a esto le añadimos unas fantásticas vistas, la sensación de relajación se intensifica, da energía y purifica.
  3. Nos concentramos más: Y comemos de forma más pausada. Poniendo la vista en un punto, como puede ser mirar la televisión, dispersamos nuestra atención.
  4. Mejor siesta y mayor descanso: El mar provoca un efecto relax, por lo que nos proporcionará un mayor descanso durante la siesta o el reposo de la comida. Tendremos una gran sensación de serenidad.
  5. Realza los sentidos: Gracias al sonido de las olas y el olor a salado. Este conjunto hace que nuestro gusto también esté más alerta y nos sepa mejor la comida.

Si quieres disfrutar de una comida frente al mar, te invitamos a disfrutar de las mejores vistas de Cadaqués. Podrás degustar nuestra carta sentado frente a la cristalera, el mar y la primera línea de playa. ¡Toda una invitación al disfrute!